viernes, 19 julio, 2024
InicioEspectáculosEl fin del cine argentino? Así impactan el recorte a los fondos...

El fin del cine argentino? Así impactan el recorte a los fondos al INCAA y la posible venta del Gaumont

La industria audiovisual atraviesa su peor crisis, según la visión de trabajadores de la cultura y algunos intelectuales. El investigador Raúl Manrupe y el cineasta Demian Rugna, director de la exitosa “Cuando acecha la maldad”, analizan la situación en diálogo con TN Show.

Andrés Petruccelli

¿El fin del cine argentino? Así impacta el recorte a los fondos al INCAA y la posible venta del Gaumont. (Foto: Captura Web INCAA)

¿El fin del cine argentino? Así impacta el recorte a los fondos al INCAA y la posible venta del Gaumont. (Foto: Captura Web INCAA)

El cierre del INCAA fue una de las banderas que levantaron varios integrantes de La Libertad Avanza durante la campaña electoral. La motosierra pasó por el sector cuando Javier Milei llegó al Ejecutivo y designó al frente del instituto a Carlos Luis Pirovano, el primer economista en ocupar el puesto y un hombre muy cercano a Patricia Bullrich. Su gestión se puso en marcha y no tardaron en llegar los anuncios: desfinanciamiento, recortes, y 170 despidos.

Actores, directores, productores y guionistas levantaron la voz contra estas medidas que forman parte del DNU vigente -que todavía debe ser aprobado o rechazado en Diputados, donde se dilata el debate-. La situación fue descrita desde los colectivos culturales como un atropello que atenta contra la soberanía audiovisual, mientras que el Gobierno se limitó a titular los anuncios como un “reordenamiento” del ente público en su afán de frenar los “gastos de la política”.

Leé también: Ricardo Darín criticó al gobierno de Javier Milei por la desfinanciación del INCAA: “Es un delirio”

A la espera de lo que suceda en el Congreso, todo indica que el oficialismo cumplió con su promesa de campaña: el desguace frenó la industria audiovisual. En el organismo informaron que ya no están en funcionamiento los comités de preselección y de películas terminadas, instancias fundamentales para que se empiece a gestar un film o se complete uno.

Escudándose en datos duros -que no siempre sirven de parámetro, ya que el INCAA a veces solo es socio minoritario y no siempre interviene de la misma manera o en la misma etapa en una producción-, el Gobierno cortó, cortó y cortó. No hubo intenciones de eficientizar al sector o de achicar la supuesta brecha entre las inversiones y las recaudaciones. Tampoco, como propuso Vanessa Ragone, productora de El secreto de sus Ojos, se pensó en un sistema mixto con inversiones privadas.

“¿Existirían películas de Darín?”: la reflexión de Santiago Mitre, director de

“¿Existirían películas de Darín?”: la reflexión de Santiago Mitre, director de «Argentina, 1985», por las reformas al cine que impulsa Javier Milei en el INCAA. (Foto: Captura Diputados)

“No sé si estamos ante un cierre virtual o real, sí creo que se trata de una desfinanciación y ajuste en el que lo humano o incluso lo conveniente no es tenido en cuenta. Solo se tiene en cuenta el número, sin considerar ningún otro factor, ni siquiera la posibilidad de que el Instituto genere negocios, trabajo y ventanas de expresión”, precisa el investigador Raúl Manrupe, autor de libros como Un Diccionario de Films Argentinos, Vamos a una pausa (La publicidad en la televisión argentina) y Breve historia del Dibujo Animado en la Argentina.

Un comunicado de Capital Humano buscó darle un marco social a los recortes. “Se terminaron los años en los que se financiaban festivales de cine con el hambre de miles de chicos”, expusieron. La frase no se corresponde con los hechos: el dinero que se invertía en cine no se destinará a los más necesitados, ya que el INCAA es un ente autárquico que funciona bajo un sistema muy similar al que emplean varias potencias a nivel cinematográfico como Francia, España y Brasil.

Su financiamiento se componía por un impuesto del 10% sobre el precio de las entradas, el 10% del precio de venta de “videogramas grabados” (como DVD’s) y el 25% de la recaudación del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), a partir del impuesto a la facturación de los canales de TV y servicios de cable, y otros ítems menores.

Ahora, de todas esas fuentes de dinero que conformaban el Fondo de Fomento Cinematográfico (FFC), solo queda el 10% de las entradas. Los fondos, según lo que indica el proyecto del Poder Ejecutivo, van a surgir de los recursos que determine el Presupuesto Nacional.

Raúl Manrupe es un investigador especializado en cultura popular argentina. (Foto: Instagram / fundacionida)

Raúl Manrupe es un investigador especializado en cultura popular argentina. (Foto: Instagram / fundacionida)

Otros puntos que sacuden a la industria son el cierre de la plataforma Cine.ar Play -un sitio gratuito pero invaluable para los cinéfilos-, la posible venta del cine Gaumont y la privatización de la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (Enerc). Además, ya no habrá festivales prestigiosos como el de Mar del Plata o el Ventana Sur.

El mayor argumento del Gobierno para este paquete de medidas es que el INCAA tuvo un déficit de 4 millones de dólares, que aseguran fueron financiados en una buena parte por el Tesoro Nacional y el resto pospuesto y a pagar por la actual administración. Tras este “saneamiento”, la intensión sería restituir el 50% del Fondo de Fomento fijado por la ley a los subsidios a la producción

Frente a este cuadro de situación, Manrupe sostiene que la industria audiovisual argentina atraviesa su peor momento. “A principios de 1956, durante el gobierno de facto de la autollamada Revolución Libertadora se paralizó totalmente la producción cinematográfica argentina y los integrantes de la industria salieron a la calle. Pero esta es una crisis inédita. Han pasado gobiernos de todo tipo y hasta ahora nunca se tocó el apoyo del país a la realización de películas, obras de teatro, danza, etc.”, expone.

Y concluye: “Está claro que estos embates no se quedan solo en ‘lo económico’ sino que se va hacia lo ideológico, como si toda expresión cultural estuviera embanderada en las izquierdas, en una acción inédita”.

Políticas públicas: la clave detrás del mayor éxito del cine argentino en 2023

El 2023 fue consagratorio para el cineasta Demian Rugna. Su película Cuando acecha la maldad fue un suceso inesperado y varios medios coincidieron en que se trató de uno de los mejores films del año. Un fenómeno que, considera, no hubiese sido posible sin políticas públicas que fomenten la producción audiovisual.

Antes de que su último trabajo se estrenara en 670 salas en los Estados Unidos y superara los 300 mil espectadores en la Argentina -todo un récord para una producción de terror nacional-, hubo un hecho bisagra en la carrera del director: haber ganado el Concurso de Cine Fantástico, que se hizo por única vez en el instituto, y que le permitió filmar Aterrados.

La película argentina “Cuando acecha la maldad” ganó el premio a mejor film en el Festival de Cine de Sitges (Foto: Instagram / demianrugna)

La película argentina “Cuando acecha la maldad” ganó el premio a mejor film en el Festival de Cine de Sitges (Foto: Instagram / demianrugna)

“Marcó un camino para abrazar a un sector del público que tal vez no estaba acostumbrado al cine argentino, lo cual fue un paso adelante para la industria. El camino era abrazar más géneros con más presupuestos. No la destrucción. Sin el INCAA no hubiese existido Aterrados, y sin Aterrados no hubiese existido Cuando acecha la maldad”, afirma el realizador.

Y agrega: “La cultura se cimienta de a poco, con apoyo de la sociedad y las instituciones que fueron creadas por y para el sector. Sobre todo cuando se autofinancian como pasa con el INCAA. Hoy nuestros países vecinos imitan el ejemplo de nuestro instituto y nuestra ley de cine para hacer más y mejor cine. Sin apoyo institucional perderemos industrias, profesionales que empiezan a irse y sobre todo identidad cultural del país”.

En ese sentido, el realizador lamenta como las políticas tienden a alejar al público de un cine que lo represente. No solo porque se va a producir menos, sino también porque también se podrían vender los espacios en los que se exhibe producciones locales con entradas a precios populares. “Es absurdo y violento que piense en cerrar el Gaumont. Lo mismo que quieren hacer con Cine.ar Play. Todo un ataque burdo a nuestra cultura”, señala.

La venta de la sala, que es un símbolo porteño, ya fue repudiado por miles de manifestantes frente a la Plaza del Congreso y también por Mirtha Legrand. “Está espléndido, en muy buenas condiciones, es una lástima. Lo del instituto también es terrible. Da una sensación como de rencor, de no querer al cine argentino, de no valorarlo”, dijo con contundencia la diva de los almuerzos y protagonista de varias películas icónicas.

El Cine Gaumont es uno de los espacios INCAA. (Foto: Instagram / cine.gaumont)

El Cine Gaumont es uno de los espacios INCAA. (Foto: Instagram / cine.gaumont)

Mientras el presidente Javier Milei tuitea sobre la necesidad de una batalla contra la Kultura, esa pelea pareciera llevarse todo puesto. Inclusive, si se lo quiere analizar en otros términos, también arrasa con una industria que ofrece trabajo de calidad y genera el ingreso de divisas.

“Jueces, políticos y sindicalistas son carpeteados, al pueblo solo le quedan los artistas y su compromiso. Por eso el cambio que fuerzan es de matriz cultural. Borrando nuestra identidad como argentinos, empujándonos hasta negar de nuestra propia soberanía. En definitiva, es el proceso de conversión del país a una colonia y sin cultura es mucho más fácil”, analiza Rugna.

El futuro está en mano de los legisladores. Al mirar los 55 años de historia del INCAA o las casi ocho décadas del Gaumont, no quedan dudas de que el cine argentino representó nuestra historia e idiosincrasia. Cada rincón del vasto territorio sirvió como escenario, los próceres fueron reivindicados, grandes hitos e historias mínimas tuvieron su lugar, los héroes fueron representados y también los marginados. Nada quedó afuera y no hubo una sola mirada. Su valor no se puede medir en términos económicos.

Más Noticias

Los tipos de IA que más impactan en la vida cotidiana

La inteligencia artificial (IA) se ha convertido...

Quién fue el segundo eliminado de Survivor: Expedición Robinson

El equipo Sur ganó el desafío de inmunidad y...

Efemérides de hoy: qué pasó un 19 de julio

En las efemérides del 19 de julio sobresalen estos...