viernes, 19 julio, 2024
InicioEconomíaEntre el ajuste y la resistencia, la clase media reconfigura sus hábitos...

Entre el ajuste y la resistencia, la clase media reconfigura sus hábitos para afrontar una crisis inédita

Con el nuevo contexto económico, las familias asumieron nuevas estrategias de consumo. Cuáles son los sectores donde más se recortó y cuáles son los ingresos de los estratos medios.

Entre el recorte y la resistencia, la clase media reconfigura sus hábitos para afrontar una crisis inédita. (Agustina Ribó / TN)

Entre el recorte y la resistencia, la clase media reconfigura sus hábitos para afrontar una crisis inédita. (Agustina Ribó / TN)

“No hay plata”. Con esas tres palabras, el presidente Javier Milei sentó las bases de la principal explicación para justificar su plan de ajuste en las cuentas públicas. Pero la frase no solo sirvió para dar marco a un programa de índole fiscal, sino que se extendió también a los hábitos de consumo de una clase media que atraviesa por estos momentos una crisis inédita.

Si bien los distintos especialistas consultados por TN aseguraron que no hay una extinción de la clase media, sí advirtieron que existen una serie de recortes en sus conductas y una suerte de resistencia por sostener su identidad y mantener algunas prácticas.

Leé también: Por la suba de precios, caen fuerte las ventas de nafta y gasoil en las ciudades fronterizas

“Las clases sociales en la Argentina tienen mucho más de fisonomía cultural que económica en la manera de medirlas. Se viene hablando de la desaparición de la clase media hace años, pero técnicamente sigue siendo el 45% de las familias porque la definición de clase social se mide por ocupación y educación del principal sostén del hogar”, describió Guillermo Oliveto, especialista en consumo y humor social, y presidente de la consultora W.

La clase media (Foto: Télam)

La clase media (Foto: Télam)

Como punto de partida, consideró que hay un concepto transversal que atraviesa a todas las clases sociales en este momento: comprar lo justo y necesario. De hecho, de acuerdo a sus estimaciones, el consumo se retrajo en enero un 3,8% y se registraron fuertes caídas en los rubros de supermercados (8,5%), farmacias (14,5%), shoppings (30%), electrodomésticos (50%), por nombrar algunos.

Sin embargo, en términos prácticos, la noción de hacer compras mínimas tiene distintos alcances de acuerdo a las posibilidades de cada sector. “Ya en el 2023 la respuesta a qué es ser clase media es los que quieren seguir siéndola. Es decir, hay un proceso de resignación general, pero encontrábamos en la gente una lucha por preservar la calidad de vida”, sostuvo Oliveto.

¿Qué significa esto en concreto? Para la clase media-alta, puede resumirse en mantener tres servicios del mundo privado: la prepaga, el colegio y el uso del auto, mientras que la clase media-baja intenta sostener la compra de alimentos, útiles escolares y la conectividad, que también está ligada a las posibilidades de conseguir empleo.

Leé también: “Van a faltar los pesos”: cómo funciona el plan oficial que Luis Caputo detalló ante empresarios

Por el lado de las costumbres en las que se empezó a pasar el bisturí, el titular de la consultora especializada Moiguer, Fernando Moiguer, afirmó que la clase media ajustó en salidas, turismo, e indumentaria, además de migrar hacia marcas más económicas y recortar el consumo de algunos alimentos, como las gaseosas.

Su firma evaluó los cambios en los hábitos de consumo y para marzo registró algunas tendencias: en cuando a la alimentación, se percibió una caída en la compra de carnes y lácteos, sumado a la elección de frutas y verduras de estación, que suelen ser más baratas. Además, se reforzó la búsqueda en distintos canales para encontrar mejores precios y en algunas familias incluso se redujo la cantidad de comidas diarias.

En cuando a la educación, si bien es uno de los rubros en los que la clase media trata de no recortar, en el 56% de los casos analizados por Moiguer se acotaron las actividades extracurriculares de los chicos y en el 85% se reutilizaron materiales y uniformes del año anterior.

Leé también: Los principales bancos de Wall Street ven cerca la salida del cepo y una fuerte desaceleración de la inflación

En cuanto a la vivienda, algunas personas debieron volver a la casa de sus padres ante la imposibilidad de cubrir el valor de un alquiler. Además, el 50% de los evaluados dijo no haber salido a comer afuera ni haber comprado ropa u electrodomésticos en el último mes.

La consultora además elaboró una lista de los 10 gastos en los que más ajustó la clase media. Esa suerte de ranking está encabezado por el recorte del uso de taxis o remises, las salidas a comer afuera o el pedido por deliverys, el consumo de gaseosa, hacer un asado entre familia o amigos, ir al gimnasio y pagar plataformas de entretenimiento. En los últimos lugares figura la contratación de televisión por cable, la medicina prepaga y el uso del transporte público.

Los recortes de la clase media para atravesar la crisis económica. (Foto: Consultora Moiguer)

Los recortes de la clase media para atravesar la crisis económica. (Foto: Consultora Moiguer)

¿Cuánto gana la clase media?

Pero más allá de la reconfiguración de las costumbres vinculadas al consumo, en un contexto marcado por la alta inflación, otro los puntos clave que marca el pulso de lo que sucede con la clase media tiene que ver con la pérdida de poder de compra de los ingresos.

Agustín Lodola, director del laboratorio de Desarrollo Sectorial y Territorial de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de La Plata, calculó que -de acuerdo a datos de la distribución del ingreso del INDEC y la variación del salario formal promedio del RIPTE-, los llamados deciles o grupos medios percibieron en el tercer trimestre del 2023 ingresos por $182.061, que luego pasaron en el último trimestre de 2023 a $235.415 y para enero de este año rondaban los $290.039.

Si se comparan esos ingresos con la canasta básica de alimentos y servicios para no caer bajo la línea de pobreza, en el tercer trimestre de 2023 una persona de clase media podía acceder a 2 canastas básicas, mientras que en el cuarto trimestre del año pasado podía cubrir 1,6 canastas y para enero solo 1,5.

A cuántas canastas básicas puede acceder la clase media. (Crédito: Agustín Lodola, en base a datos de INDEC y RIPTE).

A cuántas canastas básicas puede acceder la clase media. (Crédito: Agustín Lodola, en base a datos de INDEC y RIPTE).

“Hoy en día, de acuerdo a los niveles de pobreza, si ganas más de $1 millón, ya estás dentro de los sectores más beneficiados. El punto importante también es de dónde provienen los ingresos de las personas para definir la clase a la cual son. Si tu ingreso es totalmente del salario, podemos hablar de una clase media que está altamente perjudicada porque el sueldo perdió poder de compra respecto a cualquier cosa que lo midas. Si el ingreso proviene también de otras rentas, como el campo, una empresa, alquileres, inversiones financieras, la cosa es distinta”, explicó en diálogo con TN.

Por qué esta es una crisis inédita para la clase media

Además del análisis puntual sobre los distintos hábitos que comenzó a resignar o modificar la clase media, todos los expertos consultados por este medio destacaron que se trata de una crisis nunca antes vista para todos los estratos sociales. En primer lugar, porque se trata de un proceso de ajuste profundo que obligó a modificar costumbres en muy corto plazo.

Pero el otro punto llamativo es que hay una mayoría de personas que respaldaron llevar adelante su plan de reducción de gastos bajo la idea de que esa decisión puede generar mejores resultados en el futuro. “Lo que vemos como nuevo clima de época es una recesión con ilusión. Es un momento absolutamente inédito. Los argentinos históricamente se llevan mejor con la inflación que con la recesión. Entonces llegamos a este momento con un enorme malestar que viene desde la cuarentena y la percepción de un Estado que se metió por demás en la vida privada, sumado a una brutal devaluación e inflación”, reflexionó Oliveto.

“Este Gobierno es hijo de ese malestar y en el 2022-2023 había un consumo con depresión porque no había imaginario de futuro. Esta vez hubo una decisión consciente de la sociedad. Seis de cada diez piensan que el esfuerzo tiene sentido”, detalló. En coincidencia, Moiguer distinguió algunos puntos diferenciales de esta crisis. “Esta es la primera vez en que una población latina pide un ajuste, que además es muy fuerte, muy intenso, por encima de cualquier imaginario, atacando las bases de los salarios de las clases medias y medias bajas. Por otro lado, la mayoría dice que en un año va a estar mejor. Es decir, imagina un futuro positivo. Esta combinación no ocurrió nunca”, señaló.

Leé también: Milei recibió a los empresarios del G6 y prometió bajar las retenciones cuando se alcance el equilibrio fiscal

De todos modos, Oliveto advirtió que “la recesión con ilusión no es sustentable en el largo plazo”. “En algún momento la economía real tiene que dar señales que retroalimenten esa ilusión: que baje la inflación, salir del cepo, que se reactive la economía, por ejemplo”, dijo.

Moiguer también alertó que los cambios se siguen motorizando, pero que la reconversión real todavía está por verse. “La clase media sostiene seguir siendo clase media. Es decir, poder vestirse digno, salir a tomar un café, ver una película. La clase media se va a redefinir cuando salgamos esta crisis, ahí si van a quedar redefinidas las clases. Ahora estamos en medio de un proceso”, cerró.

Más Noticias

Los tipos de IA que más impactan en la vida cotidiana

La inteligencia artificial (IA) se ha convertido...

Quién fue el segundo eliminado de Survivor: Expedición Robinson

El equipo Sur ganó el desafío de inmunidad y...

Efemérides de hoy: qué pasó un 19 de julio

En las efemérides del 19 de julio sobresalen estos...